Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Visitas
Facebook


La Barrera de Cristal

Ir abajo

La Barrera de Cristal

Mensaje por Pandora el 14/2/2011, 08:37

La ganadora del reto de febrero ha sido Yunianora con la historia de amor "La Barrera de Cristal".

"Sentado en el sofá de su templo, Aioria abrió la carta con manos dudosa. Marin se la había entregado esa mañana sin ningún tipo de explicación para luego marcharse rapidamente. El papel estaba escrito por una sola cara, y la caligrafía pequeña y redondeada lo cubría practicamente todo. Respiró hondo y leyó:

Querido Aioria:
Sé que resulta inmaduro por mi parte darte ésto, pero no encuentro otra forma de hacerlo. He luchado contra guerreros, espectros y amazonas y a veces llegué a tener miedo, pero lo que te tengo que decir me supera. No tengo casi palabras para describirlo, pero intentaré ser lo más explícita posible.
Te quiero, Aioria. Te quiero desde el primer momento en el que te vi y siempre te querré. Cada vez que te veo, el mundo desaparece a nuestro alrededor y tú te conviertes en mi eje personal, mi razón de ser y de existir... "


Si quieres leerla entera abre el spoiler y disfruta.

Spoiler:
Sentado en el sofá de su templo, Aioria abrió la carta con manos dudosa. Marin se la había entregado esa mañana sin ningún tipo de explicación para luego marcharse rapidamente. El papel estaba escrito por una sola cara, y la caligrafía pequeña y redondeada lo cubría practicamente todo. Respiró hondo y leyó:

Querido Aioria:
Sé que resulta inmaduro por mi parte darte ésto, pero no encuentro otra forma de hacerlo. He luchado contra guerreros, espectros y amazonas y a veces llegué a tener miedo, pero lo que te tengo que decir me supera. No tengo casi palabras para describirlo, pero intentaré ser lo más explícita posible.
Te quiero, Aioria. Te quiero desde el primer momento en el que te vi y siempre te querré. Cada vez que te veo, el mundo desaparece a nuestro alrededor y tú te conviertes en mi eje personal, mi razón de ser y de existir...
A pesar de todo lo sucedido, las continuas batallas en las que muchas veces he estado a punto de morir, siempre me quedaba esperanza. Sólo por el mero hecho de pensar en que si seguía adelante podría volver a ver tu maravillosa sonrisa una vez más. Y cuando te fuiste...
Todo se hundió...
Fue como si nada ni nadie importase lo más mínimo. Cada paso que daba eran miles de dagas atravesándose y llevándose con ellas poco a poco los fragmentos de mi corazón roto empañados en lágrimas, perforando una y otra vez un espacio que desde tu muerte ya se encontraba vacío. Las lágrimas se volvieron tan comunes que no tardaron en convertirse en algo tan indispensable para seguir adelante como el propio correr de la sangre por mis venas. Y el dolor era el único recordatorio que me quedaba de que seguía viva, por que mi vida era el más profundo de los oscuros abismos...
Y ahora has vuelto.
Gracias a Atenea, a Zeus y a todos los Dioses, has vuelto. No puedo saber si sientes lo mismo por mí que yo por ti y no te pido que me mientas sobre ello para hacerme sentir mejor, porque no puedo imaginarme mayor alegría que saber que estás bien y que eres feliz.
Te ama, Marin.



Aioria parpadeó, sorprendido. Volvió a repasar las líneas una y otra vez para asegurarse de que no eran imaginaciones suyas. Con cuidado, dobló la carta y la dejó a un lado del sofá. Acto seguido, se levantó con rapidez y salió de su templo. Bajó las escaleras y no se paró cuando sus compañeros le preguntaron a dónde iba. Llegó hasta las cabañas de las amazonas y llamó a la puerta del hogar de Marin. Como nadie le respondió, abrió la puerta y entró. Antes de que pudiera avanzar más que un paso o cerrado la puerta siquiera, la joven se presentó delante de él.
— Marin...
— Déjalo estar, sé lo que vas a decirme— le cortó ella mientras negaba con la cabeza.

Aioria dio un paso y se quedó a unos centímetros de la amazona. Con un gesto lento y cuidadoso, cogió con ambas manos la máscara que cubría el rostro de la joven y se la quitó. Sus ojos se abrieron con un gesto de sorpresa ante la belleza de Marin, y la máscara se le resbaló de entre los dedos. Los ojos azules de la amazona del Águila siguieron la caída de su máscara, observando como su infranqueable barrera caía ante sí misma como fino cristal resquebrajándose, irremediablemente asustada, miró con duda al Santo de Leo. Él la miraba con ojos brillantes, iluminados como si estuviese observando la mayor maravilla del universo. Entonces, Aioria se acercó a ella más aún y la besó...

O mejor aún entra nuestro foro y pásatelo en grande con nosotros. Twisted Evil

_________________
avatar
Pandora
Admin
Admin

Mensajes : 441
Fecha de inscripción : 13/11/2010
Edad : 37
Localización : En mi Castellum.

http://thepandosreturn.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.